jueves, 22 de junio de 2017

El tercio de los sueños

El acto de Arsenal tuvo la eficacia política que le faltó al kirchnerismo en su etapa final de gobierno. Cristina no le habló a los convencidos: buscó desbordar y llegar al tercio bonaerense que no está definido ni por ella ni por Cambiemos. Bajó la épica para ampliar su base electoral. Ahora, dice Alejandro Grimson, se abren preguntas: ¿Se trata de una estrategia sustentable o solo para un acto?¿Quiénes hablarán durante la campaña y qué dirán? ¿Los dirigentes de la Unidad Ciudadana están consustanciados con ese giro de Cristina? ¿Cómo se arman las listas?

¿Es posible analizar el acto de Cristina en Arsenal más allá de las pasiones de cada uno? Una de las degradaciones del análisis político consiste en su devenir en "operación". O en criollo: opereta. Si amás a Cristina, siempre escribís una loa, haga lo que haga. Incluso si pensás que esa acción la llevará a la derrota. Y si odiás a Cristina, siempre escribís lo mismo: la condena moral y política, incluso cuando acierta. Pero Cristina, como todo dirigente político, puede ser analizada por la eficacia de sus acciones. Aciertos o errores para sus propios objetivos. Incluyendo a aquellos que enloquecen de una y otra forma con ella. Charly García legó una frase, recordó en estos días María Esperanza Casullo, que parece dedicada a Cristina: "Te amo, te odio, dame más".

Ahora bien, en términos de eficacia, Cristina no es tanto ni tan poco. Hoy es la líder opositora con mayor peso electoral, pero que en este mismo momento le resultaría muy difícil romper su techo electoral para ganar una elección presidencial. A los anticristinistas recalcitrantes, que la han jubilado como expresión de deseos, les cuesta un poco salir del anuncio de "la muerte del peronismo". A diferencia de ese tipo de análisis, hay que decir que los "techos" electorales son cambiantes, dinámicos. Deberían revisar encuestas y observar cómo se movió en el tiempo el techo de Mauricio Macri en 2015. Justamente fue por considerar ese techo inamovible que desde el anterior oficialismo se fogoneó esa candidatura con la que era más sencillo polarizar. Porque, se subestimó, jamás podría ganar. Y se quedó con todo por cuatro años.Hablar-para-los-que-no-fueron_02_caja

El acto de Arsenal fue eficaz, pero sobre todo mostró un potencial político que abre preguntas. Se lo criticó por duranbarbismo en la puesta en escena. Pero lo cierto es que una de las ineficacias políticas más claras de Cristina fue que después del 54% de 2011 le habló cada vez más a su tropa propia, a sus votantes, a la militancia. En Arsenal, en lugar de hablarle a los convencidos, buscó desbordar y hablarle a ese tercio que no está definido ni por ella ni por Cambiemos en la Provincia de Buenos Aires.

Los presentes querían cantar contra el gobierno, por Cristina Senadora y Cristina Presidente. Y ella no quería eso. Porque no quería hablarle a los presentes, quería hablarle a los ausentes. No quería replicar el patio de las palmeras. Dejó atrás el tono melancólico ("hoy no puedo llorar"), no mencionó a Néstor, no narró su propio gobierno. Habló de presente y de futuro. El pasado es Cambiemos quería decir. Habló para la televisión.

Es cierto que retomó aspectos de su discurso de campaña presidencial de 2011. Antes del 54% Cristina le hablaba a todos los argentinos o a las grandes mayorías. No sólo a quienes pensaban como ella. Y en Arsenal también. Esa estrategia se expresó en sus palabras, en la colección de historias de vida y ese escenario tan peculiar: bajo, para estar cerca de la gente, para no hablar "desde arriba"; chico, para casi mezclarse con la concurrencia. No hubo duranbarbismo. Más bien, Cambiemos nunca dejará de hacer estudios sociológicos para hacer política y por eso sintonizó con algo de la época. "Escuchar", "timbrear", "acortar distancias".

Y Arsenal mostró un interés en sintonizar, fina o gruesamente, con la misma época. Sí, bajó el tono épico, quizás porque sabe, quizás estudió, quizás le explicaron, quizás leyó, que con el tono épico garantiza ese tercio aproximado, en el doble sentido de "garantizar": ni más ni menos. Pero quiere más, es una dirigente política, quiere la mitad más uno. Iván Shargrodsky lo sintetizó así: bajó la épica para ampliar su base electoral.

Hablar-para-los-que-no-fueron_03_caja

 

Esa fue su estrategia. Combinada con una movilización contundente. Que nadie puede replicar. Frente a eso, los cuestionamientos sobre por qué no dio le internas al randazzismo quedan bastante relegadas en la coyuntura inmediata. Porque encumbra una nueva épica, la de las mujeres y hombres de a pie, que desplazan al dirigente político. Excepto a ella.

En relación a esa gente de a pie, puede analizarse la composición de historias y rostros que subieron al escenario. Algunas presencias fueron muy significativas. Debe ser una de las pocas líderes políticas que se atreve a reivindicar a inmigrantes bolivianos contra los xenófobos. Y con su creación del Ministerio de Ciencia y Tecnología, subir a becarios del CONICET. Pero más allá de que nunca es posible "subir" a todos, deben señalarse la ausencia de trabajadores sindicalizados (camioneros, mecánicos, textiles) o trabajadores de la economía popular. Habrá que ver si intenta y puede ampliar las heterogeneidades de esa fotografía.

Y justamente allí donde vemos las preguntas, desafíos y hasta paradojas de esta estrategia. ¿Es sustentable después de este acto? ¿Cómo se arman las listas de una "Unión Ciudadana"? ¿Arsenal fue una anécdota que quedará rápidamente en el olvido? ¿O es parte de un giro más profundo y persistente?

Cristina no quiso mostrar a los protagonistas de su gestión de gobierno, sino a las víctimas de las políticas macristas. Eso recoge  algo de la "antipolítica" y lo resignifica. En Arsenal no estaban las banderas de cada uno de los sectores que confluye en esa "Unión". ¿Pero cómo se hace una campaña electoral? ¿Quién habla? ¿Los que hablarán están consustanciados con ese giro? ¿O tratarán de olvidarlo como una anécdota trivial? ¿Cómo se arman las listas? Un dato: desde Comodoro Py en 2016 hasta la entrevista reciente en C5N ella pide no hablar de "traidores", pero mucho caso no le hacen.

Por eso, una pregunta es sobre la eficacia de Arsenal y otra pregunta es sobre la posibilidad de darle sustentabilidad en el tiempo a ese giro, a esa nueva estrategia. El "frente ciudadano", la "unión ciudadana", ¿es un nombre nuevo para presentar mejor el mismo proyecto? ¿O es un cambio que implica modificaciones en todos los niveles?

Hablar-para-los-que-no-fueron_04_caja

El escenario de Arsenal mostró otro aspecto: Cristina y su relación directa con mujeres y hombres de "carne y hueso". Directa significa no "mediada". Generalmente, entre un líder y esas personas hay dirigentes intermedios. Sociales, deportivos, gremiales, partidarios, religiosos. Intermedios, expresión de todas las formas de militancia y de la gestión. Si la relación directa se mantiene, ¿a dónde irán los dirigentes intermedios? ¿Todos para una?

No hay política sin dirigentes intermedios. Ni partido, ni frente, ni movimiento. Por eso, hay diversidades, jerarquías. Y también diferencias. Por eso, se busca la "unidad". Seamos redundantes: la unidad une lo que no está unido. Porque no todo es lo mismo. Toda innovación estratégica tiene potencialidades y riesgos. Y sus eficacias reales y potenciales deben ser analizadas en corto y también en el mediano plazo.

El otro problema del mediano plazo deriva de que ese tercio de "indecisos" o avenida del medio a la que Cristina quiere dirigirse tienen una gran cantidad de preguntas para hacerle. Diferentes respuestas tendrán obviamente distintas eficacias. Pero lo que es seguro es que si no hay respuestas claras sobre temas que "le importan a la gente" (que no sólo tienen que ver con el gobierno de Macri, sino también con el gobierno anterior), el techo electoral actual se hará muy difícil de erosionar.  Para sintonizar de modo eficaz, el diálogo, las preguntas y respuestas son indispensables. Y sobre todo, el registro de que esas preguntas existen.



Libre de virus. www.avast.com

Y las inversiones? para el 2º semestre del 19 con otro gobierno

Ser clasificada como "mercado emergente" significaría, en concreto, para Argentina que los que esperaban ansiosamente fondos frescos, por ejemplo, el gobierno de Macri, YPF, Edenor, AgroMetal, Pampa Energía, Transportadora de Gas del Norte, Banco de Galicia, ... podrían conseguirlos en condiciones más favorables. No va a pasar.

Para los que no están en el tema: el índice MSCI es uno que toman en cuenta los fondos de inversión y los bancos internacionales para evaluar el riesgo del deudor. Puede decirse que funciona como un "datero" global. No garantiza que no habrá problemas para cobrar (y que finalmente el negocio lo haga Paul Singer), pero sí que los gerentes de bancos y fondos puedan justificarse antes sus accionistas: "Pero Morgan Stanley les había subido la categoría...".

Tampoco debe ser nuevo para ustedes que, frente a la mala noticia, las acciones argentinas (el índice Merval) se hundieron hasta un 8,3%, y el dólar -ese puerto seguro para argentinos nerviosos- pegó un pequeño salto. Y los valores locales en Wall Street se desplomaron hasta un 8,7%. El asunto tuvo, naturalmente, repercusión en medios y blogs.

Nada sorprendente. El mercado financiero global es, en esencia, un gigantesco casino, y el factor fundamental son las expectativas. Muchos "inversores" (especuladores) habían creído que era inminente la suba de categoría, y apostaron (espero que no los lectores del blog de Abel, en particular de este reciente posteo). Cuando no se dió, ...

Lo que me parece digno de destacar y quiero compartir con ustedes es la reacción de notorios economistas locales, vinculados a distintos intereses y proyectos. Sería el índice EBDA (el blog de Abel). Por suerte las redes sociales, en este caso Twitter, permiten sintetizarlas muy bien.

En primer término, está el inefable José Luis Espert, la voz de los enragés. Sería algo así como la Lilita Carrió economista.

 

Gradualismo para corregir desequilibrios? Entonces gradualismo para recibir inversiones, para crecer y para volver a ser emergentes

.
El analista de mercado Germán Fermo, habitualmente más frío, fue igualmente duro

MSCI nos dice "los incorporaremos gradualmente a emergentes". Nada es gratis, si hacemos la plancha fiscalmente, de afuera, nos planchan

.
Pero fue Carlos Rodríguez, ex Secretario de Política Económica en los tiempos de Menem, director del Doctorado en Economía en UCEMA el más severo, y preciso en sus recomendaciones

Esto se debe al papelón del 2117 y el fracaso de las LEBACS. A ver si Macri se aviva (dificil despues de 17 meses). Cambiá al Newman y Barba.

.
En cambio, Agustín D'Attellis, economista y kirchnerista, fue más irónico, y también más adentrado en la coyuntura presente.

A los botes!!!!! Tenían descontada la decisión de morgan stanley...

Con razón el compañero Caputo cerró 8% a 100 años. Sabía que esa tasa es un piso. 😬😬

.
.
Mi reflexión: el "experimento" económico de Macri, como lo denomina Guillermo Moreno, está haciendo agua. Y no sólo lo perciben los perjudicados; también, los sectores hasta ahora beneficiados.
.
Pero los argentinos debemos tener claro que hay quienes impulsan una "salida" ortodoxamente neoliberal, frente a una derrota del gobierno en las elecciones o a un descontrol de las variables quizás anterior. En mi opinión, no es viable, y sólo profundizaría la catástrofe, con un gran costo humano. Un 2001, otra vez. Los que no queremos eso, debemos preparar cuidadosamente un proyecto alternativo.


Libre de virus. www.avast.com

Modelo a reconstruir

La industria electrónica al borde de la extinción

Volver a ser el granero del mundo (como en el siglo XIX) o desarrollar la industria. Una trampa del neoliberalismo colonial para someter a los países ricos en recursos naturales.














Por Sergio Soloaga*

Desde el inicio de su historia, nuestro país ha transitado sus años siempre bajo la disputa de dos intereses bien contrapuestos, ya sea en nombre de ideologías, escuelas económicas, partidos políticos, formas de gobierno, etc. Este autor considera que la puja de clases está dada siempre que existan intereses contrapuestos, sin importar los estratos sociales, políticos o económicos. La historia de las guerras y conflictos en el mundo entero, es la historia de los intereses contrapuestos.

Al principio teníamos al pueblo pujando por la independencia, y a una minoría que quería seguir beneficiándose de la soberanía española. Cuando por fin triunfó el para todos, nos debatíamos entre federales y unitarios. Luego de muchos años de guerras internas, logramos la federalización cuando ya comenzábamos a discutir entre producir manufacturas o productos primarios. Iniciada la segunda guerra mundial (1945) el gobierno de Tte. Gral. Juan Domingo Perón optó por la industria por sobre la actividad agroexportadora. Desde el año 55' en adelante y salvando la breve presidencia del peronismo, hasta 2003, se retornó al esquema de neoliberalismo (para pocos), abandonando cualquier política proteccionista o industrializadora (para todos). Con la llegada de Néstor Kirchner se produjo un quiebre, se puso el ojo en la industria.
El proceso de crecimiento del sector se potenció entre 2003 a 2009 en una primera etapa por dos políticas claves; por un lado, la restricción importadora de bienes finales y por el otro por incentivos (impositivos, laborales, tecnológicos, etc.) brindados por el gobierno nacional para la creación de un polo productivo tecnológico en la isla de Tierra del Fuego. La segunda etapa se desarrolló entre 2010 y 2015, ya no solo invirtiendo en la producción, sino que alentando el consumo mediante políticas como Precios Cuidados, Ahora 12 o el Plan Canje de Electrodomésticos.  

A partir de las modificaciones introducidas al régimen de Tierra del Fuego, hacia fines del año 2009, que amplían las ventajas impositivas respecto de los productos importados, se han concretado nuevas inversiones que determinaron un importante incremento de producción de algunos productos, especialmente teléfonos celulares. Un mercado que se creó en el año 2009 con la aparición del sistema argentino de televisión digital terrestre es el de los equipos conversores para TV digital por aire. La oferta local de esos dispositivos fue capaz de proveer más de 1.200.000 unidades.

Este proceso de crecimiento del sector fue tal que en 2010, en línea blanca, Argentina marcó nuevos récords de producción, con aproximadamente 1.100.000 lavarropas, 700.000 heladeras y 620.000 cocinas fabricadas en el año. El 80% de las heladeras que se vendían en Argentina eran fabricadas en el país (en 2003 era apenas el 30%).

Las cocinas, en tanto, pasaron de un 78% a casi el 95% y los lavarropas de un 75% a casi el 90%. Este incremento de la producción se dio en paralelo a una caída de las importaciones, que en conjunto fue del 45% entre 2008 y 2010, tomando los 10 primeros meses. Las importaciones de cocinas cayeron 70%, las de lavarropas 50% y las de heladeras un 30% entre ambos años. Es decir, se dio un claro proceso de sustitución de importaciones y el ahorro de divisas por las menores importaciones en estos dos años superan los 50 millones de dólares. Entre 2003 y 2011, la producción de heladeras creció 451%, la de lavarropas 239% y la de cocinas 248%. Además, en los primeros 6 meses de 2012 las ventas de línea blanca marcaron un nuevo récord, con un crecimiento de 2% respecto al mismo período del año anterior. Para 2012, el 90% de las heladeras que se vendían eran de producción nacional, 90% de lavarropas de producción nacional y 100% de cocinas.

Como puede observarse, el proceso de sustitución de importaciones, combinado con políticas destinadas tanto a subsidiar la producción como incentivar el consumo de electrodomésticos y electrónica dio como resultado el crecimiento de la industria local, aumento de los puestos de trabajo, intercambio y desarrollo de tecnologías, ahorro de divisas en importaciones de bienes de consumo y el desarrollo de industrias conexas.

Desde fines de 2015 se observa un cambio de paradigma que afecta a toda la cadena de valor en su conjunto, donde debido a la falta de controles en el tipo de cambio y el consiguiente aumento del valor de la divisa, encareciendo la importación de insumos destinados a la industria electrónica. La consiguiente pérdida del poder adquisitivo debido a la devaluación y el incremento de las tarifas de servicios públicos ajustaron los niveles de consumo y por lo tanto de ventas hacia abajo, afectando las ganancias de las empresas en su conjunto. Por último, la quita de los aranceles destinados a proteger a la industria local de la importación de productos finales fue la última medida que terminó de afianzar la crisis en un sector, que sin contar con políticas económicas favorables a la producción nacional, se ve aún más comprometido.
Los resultados de éste último año y medio son alarmantes. Según un informe del Módulo de Políticas Económicas del Observatorio de Políticas Públicas de la Universidad Nacional de Avellaneda (UNDAV), en 2016 cayó la producción en unidades de reproductores de video un 46%, las cámaras fotográficas un 59%, las notebooks y netbooks un 23%, en comparación a 2015. La situación se vuelve más delicada al analizar las PyMEs industriales, que contabilizan 13 meses de caídas en su producción, desde enero de 2016. Éste retroceso en la producción es consecuencia por un lado del encarecimiento de los costos productivos por quita de subsidios a la energía y los combustibles, así como el incremento del tipo de cambio que afectan a los insumos importados, y por el otro por un incremento insuficiente de las ventas al mercado local, las cuales en pesos no lograron incrementarse por encima de inflación del año pasado.

El impacto de la recesión y la caída de la producción se ve reflejado en la disminución de importaciones de componentes electrónicos utilizamos como insumos, si comparamos los primeros cinco meses de 2015 contra 2016, la caída es del 11%, mientras que contra 2017 se profundiza al 23%. Por su parte, las compras al régimen promocional fueguino entre los primeros cinco meses de 2016 y 2017 caen un 17%. La contra cara de ésta situación es un incremento de importaciones de productos terminados, que se da entre el 70% al 270% en algunos productos como electrodomésticos de mano. Ésta recesión se sintió también en los empleos del sector. Entre diciembre de 2015 y junio de 2017, la mitad del total de trabajadores fabricantes de electrónica o electrodomésticos, fue despedido o suspendido de su puesto laboral, dejando operante tan solo a 20 mil trabajadores, y en la calle y en suspenso a otras 20 mil familias.

La protección de la industria nacional constituye otro de los pilares básicos de sostén del sector. Mediante un adecuado control de importaciones de productos finales, que requiere la existencia de barreras arancelarias, es posible lograr una situación de estabilidad para toda la cadena de producción. Las políticas tendientes a incentivar la inversión productiva son el camino para el crecimiento del sector y así superar las barreras de crecimiento como suponen la restricción externa, la disminución de la demanda a nivel global, la falta de tecnología de punta o la capacitación a la mano de obra.

* Investigador UNDAV y economista de EPPA



Libre de virus. www.avast.com