martes, 4 de julio de 2017

MAJUL ABRE UN PARAGUAS DE AMIANTO


Nestornautas
NESTORNAUTAS



(*)
"Si los estrategas electorales del Gobierno siguen jugando con fuego, tarde o temprano, se pueden quemar. (¿Qué pasó, Luis, hay atrasos en los pagos, te llegó el ajuste?) Si Jaime Durán Barba insiste en confrontar de manera directa con Cristina Fernández, se corre el riesgo de inflarla demasiado, (Claro, lo mismo que si se escriben tres columnas semanales sobre ella. Ah, no, pará...) al punto de hacer que gane las PASO, (Ya las ganó Luis: no hay PASO en "Unidad Ciudadana") y quede en posición inmejorable para triunfar en las elecciones generales de medio término. (Cuanto cuiqui, eh, abrimos el paraguas) Esa fue la gran jugada que los amarillos (¿No eran "Cambiemos"? Esta Lilita, que es más bien naranja, y los radicales, que son sepias) desarrollaron durante la pasada campaña presidencial. Entonces fue todo demasiado finito y los planetas de alinearon a favor de Cambiemos. (O sea mucha ciencia, mucho focus group, mucha estrategia genial de Durán Barba, y al final ganaron de puro culo) La certeza de que el candidato a presidente Daniel Scioli, al final, no alcanzaría el 40% más uno de los votos, era la idea central. Y que Macri lo superaría, porque había más argentinos que no querían más populismo autoritario (Claro, querían autoritario solo, sin la rémora del populismo) ni mentiras que los que sostenían que la profundización del modelo K, ("De" los que sosteníuan será, si no la frase no se entiende. Bah, como todo el resto de la nota) era la otra gran cuenta. ¿Hubieran dado los números si Florencio Randazzo, en vez de rechazar la oferta de Cristina para ser candidato a gobernador, la hubiese aceptado? (Ah, ke dilema, komo saberlo. Igual en el balotaje solo se elegía presidente, no gobernador)
Ahora eso no importa. Lo que importa es que en las primeras encuestas electorales Cambiemos y la Unidad Ciudadana están demasiado parejos. (En las que hace circular el gobierno, para generar notas como ésta. En las que no difunden, deben venir como el culo, a juzgar por los miedos que quieren meter) Y que un poco más abajo aparecen Sergio Massa y Margarita Stolbizer. Como si fuera una competencia de tres tercios. (Y sí, si son tercios son tres. Las matemáticas suelen ser exactas) Y, por supuesto, se ensayan lecturas para todos los gustos. (Menos estos adefesios, que los únicos que los leemos debemos ser nosotros) La del oficialismo es: estamos ganando por poco, (Como Galtieri en Malvinas) pero las PASO van a funcionar como una primera vuelta; cuando los que no quieren volver al pasado se den cuenta del peligro de que Cristina meta a dos senadores, (Terrible, en una Cámara de 72, donde sigue Pichetto) muchos de los votos de Massa y de Florencio Randazzo van a ir a Esteban Bullrich y Gladys González. La lectura de 1País es: lo mejor que le puede pasar a la Argentina es jubilar, de manera definitiva, a la ex presidenta, (O sea, exactamente la misma que el gobierno. Mirá que casualidad) y eso es algo que vamos a hacer nosotros; imagináte a Sergio y Margarita primeros y a Cambiemos segundo, o también al revés; la sacaríamos de la cancha para siempre. ("La imaginación al poder", "De ilusión también se vive", "La vida es sueño y los sueños, sueños son" y otras grandes obras de la literatura universal) Y la lectura del cristinismo es: vamos a ganar las PASO (En las que no compiten con nadie) y después las generales, porque el voto original a Randazzo nos va a servir después para quedar primeros. (Capaz que no haga falta)
Por supuesto, todavía no se discute, con argumentos serios, cuál es el modelo de país que pretende cada espacio. (¿En serio Luis vos creés que hace falta aclararlo a cesta altura?) Y menos, todavía, qué significa, por ejemplo, el hecho de que ex presidentes como Carlos Menem, con una flamante condena a siete años de prisión por el contrabando de armas a Ecuador y Croacia, o Cristina Fernández, con tres procesamientos por delitos graves como la jefatura de una asociación ilícita o el lavado de dinero agravado, (Dále, meté todo junto total es lo mismo) vayan a obtener una banca en el Senado para ser protegidos por los fueros y garantizar su impunidad y su no ingreso a la cárcel. (¿Y cómo evitarían eso los electores, geño? Igual, el presidente asumió procesado, y los fueros se los puede sacar la Cámara si van presos, manejálo) Se podría conjeturar, también, que en la audaz apuesta a todo o nada que plantean los estrategas de Cambiemos hay una invitación a la sociedad a elegir entre dos proyectos. (Ah, Chapulín lampareado, no contaban con tu astucia) El que propone el Gobierno es, todavía, incierto. (Seguro: cuesta determinar hasta que nivel de hijoputez son capaces de llegar, y cuanta gente están dispuestos a cagar en el camino) No implica un crecimiento de la economía rápido y explosivo; (Lo de "rápido y explosivo" estuvo de mas) sugiere, sin explicitarlo abiertamente, más sangre, más sudor y más lágrimas. (Obvio, ¿qué querés, que lo digan y no los vote nadie? Ay Luis ¿no aprendiste nada de cómo llegaron al gobierno?) Y conlleva una pelea frontal con los representantes del sistema de poder permanente que forman parte del pasado. (Uf, terrible la pelea: a Clarín le tiraron con Telecom por la cabeza, imagínate) Esto es: los empresarios que siguen viviendo, directa o indirectamente, de la teta del Estado; (Como Macri, todo el gabinete y toda su familia) los sindicalistas que no quieren perder sus privilegios y no están dispuestos a modificar el vetusto contrato colectivo de trabajo (No hay "un" "contrato colectivo de trabajo", burro) y menos los convenios por actividad; (Que cosa loco, hay gente que no se resigna a perder nada, así no salimos) los jueces que se enriquecieron garantizando impunidad a los corruptos (Pero Oyarbide ya se jubiló, Macri le aceptó al toque la renuncia ¿No sabías?) y los dirigentes políticos que orbitan alrededor de este enorme satélite. (¿Cuál, el ARSAT? Mirá que el Cachi Martínez renunció la semana pasada)
Lo que plantean Massa y sus aliados tampoco está tan claro. (Es fácil Luis: hacer "lo que pide la gente" ¿Qué parte no se entiende?) Ellos saben, igual que el Gobierno, que la Argentina tiene un déficit de cerca de u$s 600.000 millones por año, (¿600.000 palos verdes por año Luis, revisaste las cifras? Es un soberano bolazo, no te metás en esos temas que no son lo tuyo) y que si no se lo baja cuanto antes, la economía va a terminar explotando. (Pero cómo ¿No había explotado ya con la bomba que les dejó Kicillof?) Pero no dicen como lo bajarían si ellos fueran gobierno. (Obvio, porque saben que nunca lo serán ¿Para qué perder votos anunciando medidas impopulares que jamás tendrán la más remota posibilidad de aplicar? Son boludos, pero no tanto) Sugieren, en cambio, que el déficit se licuaría con el mayor crecimiento de la economía. Y proponen que ese crecimiento sea alentado con el consumo interno, la elevación del poder adquisitivo del salario y no el endeudamiento externo ni el ajuste. ¿No es esto, demasiado parecido a lo que propone el viejo Frente para la Victoria, ahora camuflado en la nueva agrupación de Cristina, Daniel Scioli, Fernanda Vallejos y Mónica Macha, la esposa de Martín Sabbatella? (Es tan parecido que es lo mismo, con lo que el kichnerismo ganó por paliza dos elecciones presidenciales, y Macri otra, prometiendo que no iba a hacer lo contrario ¿No viste el video donde Sturzenegger explica como los libreteaba Durán Barba para que no hablen de ajuste en público?)
¿Y cuál sería la propuesta de fondo, de parte del propio Randazzo? (Sacarle votos a Cristina ¿Todavía no te diste cuenta, jeño?) ¿Reconocer los errores del gobierno anterior, pero no asumir la culpa de los 'pecados'? (Es que es una elección, no un confesionario) ¿Haber cumplido, mientras Néstor y Cristina se la pasaban mintiendo? Y lo tenían como ministro, y le daban guita y respaldo político para que "cumpla". Igual, el lema se refiere a que dijo que si no era candidato a presidente no era a nada, y se iba a la casa, te comento) ¿Correr a Macri y a María Eugenia Vidal por izquierda, sencillamente porque siempre fue peronista y eso le da chapa de dirigente sensible frente a los que menos tienen? (No creemos, eso lo puede hacer hasta Biondini) En octubre, sostienen los estrategas del Gobierno, no solamente estarán en juego unas elecciones de mitad de mandato. (¿Hay premios, como en una raspadita?) También se pondrá en juego la madurez de la mayoría de los adultos de la Argentina. (Algo se vio en la marcha de Comodoro Py el otro día: el promedio de edad de los asistentes era 65 años) Habrá que ver para creer. (¿Qué cosa Luis, si gana el gobierno somos maduros y si gana el kirchnerismo somos retrasados mentales como vos?).

OTRA BURRADA DE MASSA, Y VAN........


Sobre el proyecto presentado en Diputados por el Frente Renovador para regular el funcionamiento del expendio de combustibles en el mercado interno, leíamos ayer en El Cronista: "La idea primordial de la nueva normativa es evitar la integración vertical y brindar una mayor libertad a los dueños de estaciones de servicio. El proyecto surgió el año pasado, tiene el número 5419 en la Cámara baja y está firmado por legisladores nacionales del massismo, como Liliana Schwindt, Azucena Ehcosor, Horacio Alonso, Monica Litza y Carlos Selva, y la kirchnerista Emilia Soria. Lo impulsan la Confederación de Entidades del Comercio de Hidrocarburos y Afines (Cecha), que agrupa a los dueños de estaciones de servicio, junto al Sindicato de Obreros de Estaciones de Servicio, GNC, Garages, Playas de Estacionamiento y Lavaderos (SOESGyPE), que conduce Carlos Acuña, uno de los tres jefes de la Confederación General del Trabajo (CGT).

Aunque algunas petroleras ya plantearon inquietudes y propuestas para retocar el proyecto, la más perjudicada será YPF. El artículo 3 de la norma establece: "Las empresas petroleras, distribuidoras mayoristas o importadoras de combustibles para uso automotor que operen como proveedoras de comercializadores mayoristas o minoristas sólo deben realizar ventas de combustibles a consumidores directos hasta 15 % de sus ventas totales en el mercado interno".

En la práctica, una fuente del sector explicó que este punto toca de lleno el negocio Downstream (refinación y comercialización) de YPF, ya que los obligaría a dejar su red propia de estaciones de servicio, Opessa, o abandonar las ventas mayoristas al transporte público." (las negreitasd son nuestras))

Tal como se advierte en la misma nota, el proyecto es -por decirlo suavemente- un completo disparate, que afecta de lleno los intereses de la petrolera estatal: su red de estaciones difundida a lo largo de todo el país es consecuencia de años de inversión (fundamentalmente antes de su privatización en los 90'), y de prosperar la iniciativa la obligarían a desinvertir desprendiéndose de activos, y disminuyendo sensiblemente su facturación (de la cual más del 60 % proviene de ese segmento), sus ingresos genuinos y su flujo de caja.

Lo que afectaría sus resultados operativos (agravándolos más aun por encima de los muy malos números que exhibe desde que gobierna Macri), y en consecuencia su posibilidad de financiar inversiones para sostener y ampliar la producción de gas y petróleo sin endeudarse, y sin depender exclusivamente de las ventas de petróleo, gas y combustible al mercado exterior; cuestiones todas a tener en cuenta precisamente cuando el macrismo esté tratando de vaciar a YPF a fuerza de sobre-endeudarla,, y haciendo caer las ventas en el mercado interno como consecuencia de sus políticas económicas.

Por otro lado el proyecto tampoco garantizará que haya una mayor competencia que provoque una baja en los precios de los combustibles al público: de hecho y aun con aumentos, los de YPF siguen siendo los más bajos del mercado, justamente como consecuencia de su integración vertical (que el proyecto propone desmembrar) en toda la cadena de producción, refinación y comercialización, desde el pozo hasta el surtidor.

Como se dijo, una operación de carnicero en lugar de una regulación inteligente de la cadena de comercialización, que opere sobre los márgenes de rentabilidad de sus diferentes eslabones para no perjudicar en exceso a los estacioneros, ni a los consumidores en los precios finales; pero tampoco a la petrolera manejada por el Estado nuevamente desde el 2012.

Uno de los efectos positivos de la expropiación dispuesta durante el gobierno de Cristina fue justamente que YPF recuperar su cuota de abastecimiento al mercado interno (aun por debajo de sus niveles históricos) y sus niveles de facturación por esa vía, para financiar con recursos propios un plan de inversiones que permitiera aumentar la producción.

Si el proyecto prospera y no aparece nuevos jugadores en el mercado (algo poco posible, por el nivel de inversión que se exigiría, pues YPF tampoco regalaría los activos de los que se debería desprender, a menos que esa sea justamente la idea), las principales beneficiadas serán sus principales competidoras; que podrían perfectamente subir sus participaciones actuales en ese segmento del mercado, y aun así estar dentro del nuevo tope que se impondría: Axion y Shell, agradecidas, ni Aranguren se atrevió a tanto.

Lo curioso es que no hubo un proyecto similar del bloque de Massa para regular otras situaciones de posición dominante en el mercado como las de Techint, Aluar, Acindar, Arcor o Molinos Río de La Plata: por el contrario, y en relación a estos últimos casos prefirió salir a juntar firmas para conseguir que baje el precio de los alimentos.

De más está decir que tampoco presentó  ningún proyecto similar contra los bancos que resisten desprenderse de Prisma (la empresa que maneja el comercio electrónico en el país), o contra Telecom. o el Grupo Clarín por la reciente fusión de la telefónica con Cablevisión para controlar el mercado de la comunicación audiovisual, la telefonía fija y móvil y la prestación de servicios de Internet.

Por algo será.

Un tipico radical