miércoles, 9 de agosto de 2017

DESAPARICIONES

miércoles, 9 de agosto de 201



Cuando se reclama por la aparición con vida de Santiago Maldonado hay enfermos que responden con Julio López, como si se tratara de un juego de compensaciones; o una especie de macabro torneo para determinar a cual gobierno le desaparecieron más personas en democracia.

Julio López desapareció como consecuencia directa de su testimonio en contra de Etchecolatz en las causas por delitos de lesa humanidad, casi con total seguridad por el accionar de la "mano de obra desocupada", y también casi con certeza, con la cooperación de los bolsones de esa misma mano de obra desocupada, que siguen enquistados en las fuerzas de seguridad del Estado.

Para el kirchnerismo, el caso de López fue parte indudable de lo pendiente, en cuanto a la tarea de depuración y democratización de las fuerzas de seguridad; pues también con seguridad la prolongación de su desaparición física y el fracaso de la investigación posterior para encontrarlo sean consecuencia del accionar de los mismos factores que la determinaron.

Sin embargo, lo que no hubo durante los gobiernos de Néstor y Cristina (en los que López desapareció y siguió desaparecido) de parte del Estado fue el burdo negacionismo que practica el gobierno de Macri, ni menos aun el intento de estigmatizar a la víctima; como si de ese modo se sumara un "justificativo" para su trágico destino.

Por estos días en la Argentina y con la complicidad (en términos estrictamente delictuales, que son bien precisos para el caso) de los medios que conforman el dispositivo político del poder en el país, las palabras "desaparecido", "guerrillero" y "organización subversiva" volvieron a estar unidas en un macabro sentido; como si la supuesta condición del segundo o la pertenencia a una supuesta tercera, le dieran un bill de indemnidad a la primera, como si estuviéramos en 1976, en los tiempos de los escuadrones de la muerte, y las "muertes en enfrentamiento".

Es posible que personajes fronterizos en todo sentido (incluyendo de los bordes mismos del espacio común democrático que todos deberíamos defender) como Jorge Lanata o Patricia Bullrich no alcancen a percibir en toda su magnitud el daño que causan, lo que no vuelve menos gravoso lo que hacen; en especial para quien tiene (como Bullrich y el presidente que la sostiene en su cargo) la obligación de representar al Estado, cuyo primer deber es garantizar la vida, la seguridad y los derechos de todos.

Que no se nos diga que de ese modo (es decir, mentando guerrillas y guerrilleros, como manto de piedad sobre un delito de lesa humanidad, cometido con la participación de fuerzas de seguridad estatales) esta gente le está "hablando" a su público/electorado ofreciéndole lo que desean; porque entonces es el momento de demostrarles que los que aun conservamos la memoria de lo que significan ciertas cuestiones en éste país somos más, y no estamos dispuestos a consentir retroceder un poco -todos los días- en la densidad de nuestra democracia.

Porque he allí lo más perverso del caso Maldonado, y el modo en el que lo reflejan (cuando se dignan a hacerlo) los medios hegemónicos, y como lo trata el Estado macrista: la idea de que cosas como que una persona pueda ser desaparecida por fuerzas estatales sean naturalizadas, y queden prontamente olvidadas, sumergidas en los temas que nos quieren impone como agenda cotidiana.

Si se mira al gobierno de Macri (próximo ya a cumplir la mitad de su mandato) estrictamente desde el prisma de lo valores democráticos, se puede ver una línea constante de horadación de ese pipatrimonio común de derechos, instituciones y consensos sociales que construimos entre todos en estos 34 años de restauración democrática; constatación que es en cierto modo consistente con su proyecto político, económico y social.

Sindicatos intervenidos, represión de la protesta social, proliferación de las escuchas ilegales de conversaciones privadas y su difusión, cesantía de empleados públicos por razones políticas, estigmatización de la pobreza, presos políticos, violación de la autonomía universitaria, transformación del Poder Judicial en un grupo de tareas para perseguir opositores, apretadas públicas a jueces y fiscales para que fallen según los deseos del gobierno, acaso un fraude electoral en gestación de cara al domingo y también -como si el cóctel que se enuncia a título ilustrativo fuera poco- desaparición de personas; negada primero y justificada casi de inmediato desde los órganos del Estado, y los medios que le son adictos.

En ese contexto gravísimo, la aparición con vida de Santiago Maldonado, y las más amplias explicaciones del Estado y sus agencias sobre lo sucedido en torno a él se vuelven una necesidad más primordial aún, que debe trascender los posicionamientos políticos, y los alineamientos partidarios.

El domingo vamos a ir a votar, cumpliendo el más elemental y rutinario de los rituales de la democracia, pero si esa democracia queda reducido exclusivamente a eso (ni hablar si se siembran dudas sobre la legitimidad del proceso electoral) porque consentimos día a día que se achiquen sus márgenes, no estará en juego un gobierno o un plan económico; sino el piso común sobre el que todos estamos parados, y que se supone que en consecuencia todos deberíamos estar comprometidos en preservar y sostener.

Más cuando desde el gobierno pretenden erigirse en los campeones de los derechos humanos para señalar con el dedo lo que está ocurriendo en otros países, como en Venezuela.

Como torcer la voluntad ciudadana

by Jorge Carbajal

Hay serias sospechas que el gobierno intenta mejorar los numeros que la ciudadania le otorgue en el comicio proximo, con maniobras ajenas a la voluntad electoral.

Primero han elaborado una movida importante en los locales de votacion, de tal manera que, se calcula afectará en alrededor de un 40 % del padron del conurbano.

Ello se traducira en una merma de la participacion electoral, con la consiguiente mejora en los porcentuales de cada fuerza, y que sin duda especulan con razon, que afectara mucho mas a los votantes potenciales de CFK, los mas afectados por este cambio de localias.

Por otra parte se esta tratando que al sobre que contendra la boleta, el ciudadano conjuntamente le introduzca una supuesta peticion, que se esta distribuyendo ya en diversas escuelas, por determinados objetivos. La trampa esta a la vista.

Cualquier sobre que contenga un elemento extraño a la boleta sera invalidado.

Será otra herramienta para bajar el numero de votos validos y maquillar la diferencia entre Cambiemos y la Unidad Ciudadana, haciendola menor a que si votaran masivamente.

Distribuir, para que como  en los viejos tiempos, cada cual vaya con su boleta y el conocimiento actualizado del lugar de votacion, mesa correspondiente y numero de orden en el padron.

Brasil, casas mas, casas menos....

La "democracia" de los sinvergüenzas

07/08/2017

Es difícil quedarse callado después de haber presenciado la funesta y desvergonzada sesión de la Cámara de los Diputados que votó contra la admisión de un proceso del STF contra el presidente Temer por crimen de corrupción pasiva.

Lo que la sesión mostró fue la real naturaleza de nuestra democracia que se niega a sí misma. Si la medimos por los predicados mínimos de toda democracia que son: el respeto a la soberanía popular, la observancia de los derechos fundamentales del ciudadano, la búsqueda de una equidad mínima en la sociedad, la incentivación a la participación, el bien común, además de una ética pública reconocible, ella se presenta como una farsa y la negación de sí misma.

Ni siquiera es una democracia de bajísima intensidad. Esta vez se reveló, con nobles excepciones, como una cueva de gente denunciada por crímenes, de corruptos y ladrones a la orilla del camino para asaltar los centavos de los ciudadanos.

¿Cómo iban a votar a favor de la apertura de un juicio al presidente por el Supremo Tribunal Federal si cerca del 40% de los diputados actuales hacen frente a varios tipos de procesos ante la Corte Suprema? Existe siempre una conspiración secreta entre los criminales o acusados como tales, al estilo de las "famiglias" de la mafia.

Nunca en mi ya larga y cansada existencia oí que algún candidato vendiese su sitio o se deshiciese de alguno de sus bienes para financiar su campaña, sino que recurrió siempre a empresarios y a otros adinerados para financiar su millonaria elección. La caja 2 se naturalizó y las propinas fabulosas fueron creciendo de campaña en campaña a medida que aumentaban los intercambios de beneficios.

Esta vez, el palacio de Planalto en donde se esconde el Presidente golpista, se transformó en la cueva principal del gran Alí-Babá que distribuía bienes a cielo abierto, prometía subsidios por millones e incluso ofrecía otros beneficios para comprar votos a su favor. Este solo hecho merecería una investigación de corrupción abierta y escandalosa a los ojos de los que guardan un mínimo de ética y de decencia, especialmente de la gente del pueblo que se quedó profundamente horrorizada y avergonzada.

Efectivamente, ningún brasilero merecía tanta humillación hasta el punto de que tantos sintieran vergüenza de ser brasileros.

Los parlamentarios, incluidos los senadores, representan antes los intereses corporativos de los que financiaron sus campañas que a los ciudadanos que los eligieron.

Hemos tenido ya suficiente distancia temporal como para poder percibir con claridad el sentido del golpe parlamentario dado con la complicidad de parte del estamento judicial y con apoyo masivo de los medios de comunicación empresariales: desmontar los avances sociales en favor de la población más pobre, que fue siempre, desde la colonia, al decir del mayor historiador mulato Capistrano de Abreu: «castrada y recastrada, sangrada y desangrada». Y también el de alinear a Brasil con la lógica imperial de los USA en lugar de tener una política externa «activa y altiva».

Las clases oligárquicas (Jessé Souza, ex-presidente exonerado del IPEA (Instituto de Políticas Econômicas Aplicadas) por el actual presidente, nos da el número exacto: 71.440 supermillonarios, cuya renta mensual, generalmente por la financierización de la economía, alcanza los 600 mil reales por mes), nunca aceptarán que alguien venido de abajo y representante de los supervivientes de la tribulación histórica de los hijos e hijas de la pobreza, llegase a ocupar el centro del poder. Se asustaron al verlos presentes en los aeropuertos y en los centros comerciales, lugares de su exclusividad. Debían ser devueltos al lugar de donde nunca deberían haber salido: la periferia y la favela.

No solo los quieren distantes de sus espacios. Van más lejos: los odian, los humillan y difunden este inhumano sentimiento por todos los medios. El pueblo no es el que odia, lo confirma Jessé Souza, sino los adinerados que los explotan y con tristeza y por obligación legal les pagan sus miserables salarios. ¿Por qué pagarles, si pueden trabajar siempre gratis como antiguamente?

Historiadores de la talla de José Honório Rodrígues, entre otros, han mostrado que siempre que los descendientes y actualizadores de la Casa Grande perciben políticas sociales transformadoras de las condiciones de vida de los pobres y marginados, dan un golpe de estado por miedo a perder su nivel escandaloso de acumulación, considerado uno de los más altos del mundo. No defienden derechos para todos, sino privilegios de algunos, es decir, los de ellos. El actual golpe obedece a esta misma lógica.

Hay mucho desaliento y tristeza en el país. Pero este padecimiento no será en vano. Es una noche que nos va a traer una aurora de esperanza de que vamos a superar esta crisis rumbo a una sociedad, en palabras de Paulo Freire, «menos malvada» y donde «no sea tan difícil el amor».

Leonardo Boff es articulista del JB online y ha escrito La Gran Transformación, Nueva Utopía 2015.

Traducción de Mª José Gavito Milano

Anúncios

Cuanto cobran , solo del Estado Nacional, "los independientes"

Datos de Ari Lijalad.


De las pautas oficiales en el primer semestre del 2017. Sólo de Estado nacional.